Avances

Ultima hora

La Historia poco conocida del Profesor y Cronista Ángel Custodio Morales (Cont) Familias y amistades en el Pao de Zárate


Mencionada anteriormente el hecho de conocer nuevas amistades en el Pao de Zárate debo mencionar a algunos vecinos que recuerdo hoy en día, tales como el Sr. Pablo Andrea, dueño de la bodega situada en el sitio de “Santa Rosa”, la única bodega organizada de la zona, este Sr. Se portó muy bien conmigo. Me prestó mucha ayuda durante mi estadía en el lugar. En su bodega pedía a crédito algunos víveres para el consumo de la semana, en su camioneta me transportó algunas cosas hasta la escuela situada en Santa Lucía. También debo mencionar a la familia Gómez (no la del General), al Sr. Alberto García, al Señor Ponciano Mejías y Sra., Así como todos los componentes de la comunidad de Santa Lucía. Es bueno aclarar que cuando se nombran sitios en el Pao de Zárate, se están mencionando a las haciendas que existían cuando los terrenos eran de propiedad privada, antes de ser adquiridas por el I.A.N. Estas haciendas como hice notar en páginas anteriores eran propiedad de personeros del gobierno del General Gómez.
La zona de “El Pao de Zárate” conforma un Valle en forma de “T” extenso, bañado por diferentes ríos que corren desde los cuatro puntos cardinales. Estos ríos convergen en un punto para formar un solo cauce que se dirige zigzagueando hacia San Sebastián de los Reyes. Es “El Pao” que vierte más agua en el río Guárico. Recuerdo algunos nombres de sitios de la geografía de El Pao de Zárate, tales como “El Toro”, con sus numerosos riachuelos afluentes del gran río “Pao”, que atravesando sus tierras tiene su origen en el Valle de Zárate; “ Curuhujul”, Punto de entrada desde La Victoria; “La Ceiba”, “La Fundación”, “Santa Lucía”, “Santa Rosa”, punto de convergencia de los ríos que vienen, uno del Norte y otro del Este (Santa Lucía); “La Candelaria”, centro del movimiento económico y social de la región; “San Francisco”, local de entradas de este “Villa de Cura y “Ernicual”, punto de partida hacia San Sebastián. Todos estos lugares eran haciendas prósperas con sus habitantes que le daban vida a la cría de ganado y a la producción agrícola de gran importancia desde la época de la colonia y de mucho auge durante la Dictadura del General Juan Vicente Gómez.
Un núcleo escolar estaba integrado por varias escuelas rurales dirigida por un Director de Núcleo con sede en una institución central. Las escuelas en el Pao de Zárate pertenecían al núcleo número tres con sede en el sitio de “La Quebrada” cerca de La Victoria (estado Aragua).
Porque la mayoría de los propietarios durante esos años eran familiares del dictador, destacándose el General, Gonzalo Gómez. La actividad ganadera disminuyó un poco después de la adquisición de esas tierras por parte del I.A.N. Y aún hoy en día sigue decayendo junto con la agricultura, porque las zonas se están convirtiendo en un lugar de residencia por su conversión en Municipio Foráneo.
Retornando a mi establecimiento en la escuela de Santa Lucía diré que en un camioncito del compañero Vicente Espinoza, padrino de Ángel Custodio, transporté diez de los pupitres y demás enseres para el funcionamiento de la institución, amén de lo necesario para residir en el sitio, tales como hamaca, camas y útiles para la cocina, porque tengo que añadir que yo mismo tenía que prepararme la comida por aquello de buscar cierta economía. Algunas veces me llevaba a la familia para qué pasará una semana conmigo, pero nunca pensé en establecerme con ellos en el lugar, por lo aislados del mismo. Por cierto que cuando ellos (Josefina y Ángel Custodio) estaban allá, gozaban un montón, bañándose en el río que quedaba cerca de la casa, o si no, en la acequia que pasaba por el patio trasero de la vivienda.
Aproveche el aislamiento en Santa Lucía para estudiar, ya que como dije al principio me había inscrito en una institución del Ministerio de Educación con la finalidad de obtener el título de Maestro Normalista. Algunas veces iba a la casa del amigo Rivero o él venía hasta mi escuela para preparar los trabajos que debíamos enviar para la revisión a la Institución en donde estábamos estudiando. Junto con Alberto Ribero y Pedro Landaeta, éramos tres, en el Pao de Zárate, los que estudiábamos por el Sistema a Distancia. ¡Ah!, se me olvidaba añadir a la maestra Ysabel Frankini, novia de Rivero. Los cuatro formamos un equipo para llevar a cabo las consultas e investigaciones para conformar los conocimientos necesarios para nuestra preparación como docentes profesionales.
Una vez asentado en mí puesto de trabajo, llevé a cabo la inscripción de los alumnos y como no había suficientes niños como para formar un solo grado, establecí tres grados a la vez, a saber: Primero, Segundo y Tercero. Los niños del lugar, eran bastante tranquilos y estudiosos. Eran como la mayoría la gente de los campos, respetuosos de los mayores y de las costumbres humildes. Siempre recuerdo el saludo que me daban al entrar a esta clase, era pedirme la bendición, “La bendición mi maestro”. Era la forma de demostrar el respeto que debían tener con el maestro, como se los inculcaban sus padres. No se me olvida en mi memoria a algunos de esos niños tales como a Sebastián al que sus familiares le decían el “musiu” creo que por ser delegado, de cara fina y de pelo liso, también se le decía sebasti; a Víctor, un niño muy tranquilo y de hablar pausado; a Domingo Aponte, quien era un niño nervioso e intranquilo. A este niño, Domingo, un día le agarré y lo lance al aire, como a una pelota, luego lo atajé en los brazos y noté como estaba de asustado, es que era muy liviano flaquito. A Domingo le tenía mucha consideración por el hecho que para asistir a la escuela tenía que venir desde la Candelaria a pie, en un trayecto de como seis kilómetros, me hacía recordar cuando yo estudiaba, que tenía que recorrer catorce kilómetros en bicicleta desde "Zuata" hasta La Victoria.
Esta historia continuará…

Extraído del libro: “Memorias de un Zuateño de Pura Cepa”, escrito por el Profesor y Cronista Ángel Custodio Morales… Allí les dejo ese dato…
La Historia poco conocida del Profesor y Cronista Ángel Custodio Morales (Cont) Familias y amistades en el Pao de Zárate Revisado por La Lupa Tv on enero 08, 2018 Calificacion 5

No hay comentarios:

Grupo Editorial La Lupa 2015, C.A. RIF: J-40647216-6. Dirección: Avenida Victoria, C.C. Unicentro. Local A-7 (PB) La Victoria Edo. Aragua. Teléfonos: 0244-3212666 (Recepción-Clasificados) / 0244-3232261 (Redacción-Denuncias). Contáctanos: prensa@lalupa.com.ve - Todos los derechos reservados Diario La Lupa © 2016 - 2017
Tecnología informática de: Sistema La Lupa, Diseñado por Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.